"Palabras, tiempo y palabras"

La inspiración es el primer, y a veces el único, inmaterial que el artista o creador necesita para generar una obra. Inspirar significa respirar, atraer el aire exterior a los pulmones. Esta relación entre la respiración y el hecho creativo es la que me ha obsesionado en mis últimos trabajos: El aire en relación al cuerpo, la inspiración y la expiración. El aliento y el aire como materiales creativos.
El aire puede ser denso, cualificado por sensaciones, olores y temperatura que inciden directamente en los sentidos más primitivos. Alrededor del cuerpo se configura siempre una barrera invisible de límites difusos y medidas nebulosas. Una “atmoesfera”, transparente e inefable, configurada por nuestra subjetividad y estado de ánimo, y cuyo material es, además del aire, palabras.

Homenaje al poema de José Miguel de Prada Poole.

Palabras (A la dama del Armiño).

Algún día,
cuando abras el cajón vacío,
todas estas palabras mías
saldrán volando
como pájaros de estío

como golondrinas, garzas,
vencejos y palomas.
Como pichones que abandonan el nido
para vivir entre romeros y zarzas.

¡Qué dolor las palabras que se clavan!
¡Qué consuelo las que alivian!
¡Qué tortura las que arrancan
los corazones del alma!
¡Qué frescor las que respiran!
¡Qué felicidad las que aman!

Volando, ¡mira!, volando van
¡palabras, palabras, palabras!,
encerradas una triste mañana
en que ambos temblando de frío
nos despedimos del alba
gritándole al cielo:
¡Tuyo, tuyo!. No mío.

Tiempo, tiempo, tiempo.
Palabras, palabras, palabras.

Palabras, tiempo y palabras
que hoy solo volando se salvan.

J.M. de Prada Poole 1964.

"Palabras, tiempo y palabras"

La inspiración es el primer, y a veces el único, inmaterial que el artista o creador necesita para generar una obra. Inspirar significa respirar, atraer el aire exterior a los pulmones. Esta relación entre la respiración y el hecho creativo es la que me ha obsesionado en mis últimos trabajos: El aire en relación al cuerpo, la inspiración y la expiración. El aliento y el aire como materiales creativos.
El aire puede ser denso, cualificado por sensaciones, olores y temperatura que inciden directamente en los sentidos más primitivos. Alrededor del cuerpo se configura siempre una barrera invisible de límites difusos y medidas nebulosas. Una “atmoesfera”, transparente e inefable, configurada por nuestra subjetividad y estado de ánimo, y cuyo material es, además del aire, palabras.

Homenaje al poema de José Miguel de Prada Poole.

Palabras (A la dama del Armiño).

Algún día,
cuando abras el cajón vacío,
todas estas palabras mías
saldrán volando
como pájaros de estío

como golondrinas, garzas,
vencejos y palomas.
Como pichones que abandonan el nido
para vivir entre romeros y zarzas.

¡Qué dolor las palabras que se clavan!
¡Qué consuelo las que alivian!
¡Qué tortura las que arrancan
los corazones del alma!
¡Qué frescor las que respiran!
¡Qué felicidad las que aman!

Volando, ¡mira!, volando van
¡palabras, palabras, palabras!,
encerradas una triste mañana
en que ambos temblando de frío
nos despedimos del alba
gritándole al cielo:
¡Tuyo, tuyo!. No mío.

Tiempo, tiempo, tiempo.
Palabras, palabras, palabras.

Palabras, tiempo y palabras
que hoy solo volando se salvan.

J.M. de Prada Poole 1964.